Archivo de la etiqueta: cumbre

La Educación, cumbre en Nepal.

Ascender hasta una de las cimas más emblemáticas del mundo, el Manaslu, de 8.156 metros, es el objetivo de los grandes alpinistas y, para lograrlo, la población del valle de Samagaon es un punto ineludible. Desarrollar una vida digna en la zona es una ardua tarea a la que varios emprendedores quieren contribuir. El objetivo: ofrecer una mejor educación a los niños que crecen a los pies del Manaslu.

Algunos de los niños de la escuela de Samagón con los impulsores del proyecto de Esade.

Valentín Giró, profesor  de “Liderazgo e innovación social”, señala que “la educación es la vía para que la zona tenga un desarrollo vital. Este valle tiene una circunstancia muy especial: ha pertenecido al Tibet, hablan tibetano y son budistas, dentro de un país que es mayoritariamente hinduista. Esto ya hace que se encuentren medio olvidados”.

Con el título de “Momentum Himalaya” y el asesoramiento de Phurbu Tsewang, un emprendedor nepalí de Samagaon, se ha desarrollado un programa en cuya primera fase se han entregado cien becas a los escolares y se ha creado un banco de alimentos que cubra sus necesidades hasta que el proyecto sea sostenible por sí mismo.

El alpinista Carlos Soria ha sido el verdadero impulsor de este proyecto sostenible para la zona.

Samagaon, una población a casi 4.000 metros de altura a los pies del Manaslu y situada en la provincia de Gorka, en Nepal, ha sido el lugar en el que BBVA y ESADE han puesto en marcha una iniciativa de colaboración con la población autóctona, a través de un programa de educación sostenible dirigido a más de un centenar de niños.

Un gran desafío teniendo en cuenta que Nepal es un país con escasa tasa de escolarización y donde los pequeós se ven obligados a trabajar en el campo para ayudar a sus familias y abandonan muy pronto sus estudios.

Gracias a la expedición del alpinista Carlos Soria al Annapurna ha tomado cuerpo un  proyecto de responsabilidad corporativa para beneficiar a esta población, con la que el deportista ha mantenido contacto directo durante muchas de sus escaladas en la cordillera del Himalaya.

Para poner en marcha esta iniciativa, Valentín Giró, profesor en ESADE en el apartado de “Liderazgo e innovación social”, se ha desplazado a esta pequeña localidad del Himalaya para realizar un estudio in situ que permita la creación de una empresa. El fin es que la entidad desarrolle un proyecto sostenible para proveer de alimentos, ropa y materiales escolares a los más de cien niños que viven a 4.000 metros de altura.

El profesor explica que el proyecto nace gracias a que Carlos Soria fue a los pies del Manaslu la primera vez que intentó escalar el Himalaya, “entonces no pudo, y ahora ha regresado al mismo valle 40 años después. Se ha dado cuenta de que la situación de la zona no ha cambiado nada, pues continúa con una situación muy precaria de vida”.

Valentín Giró y Phurbu Tsewang con los materiales y alimentos que cubrirán las necesidades de los niños durante este año

En aquel primer momento, Carlos Soria cedió sus placas y equipos solares al pueblo. En 2010, consiguió hacer cumbre en el Manaslu y allí, en las faldas de esta cumbre, 37 años después de su primer intento, se reencontró con el lama local y estrechó aún más su relación con él, logrando que este proyecto sea posible.

Con el título de “Momentum Himalaya” y el asesoramiento de Phurbu Tsewang, un emprendedor nepalí de Samagaon, se ha desarrollado un programa en cuya primera fase se han entregado cien becas a los escolares y se ha creado un banco de alimentos que cubra sus necesidades hasta que el proyecto sea sostenible por sí mismo. Además, se ha asegurado el sueldo de nueve profesores, dos ayudantes, una asistenta, un sistema eléctrico de alimentación con paneles fotovoltaicos y materiales, y ropa escolar para los pequeños.

“La educación es la vía de que la zona tenga un desarrollo vital. Este valle tiene una circunstancia muy especial: ha pertenecido al Tibet, hablan tibetano y son budistas, dentro de un país que es mayoritariamente hinduista. Esto ya hace que se encuentren medio olvidados”, comenta Giró, quien añade que mantienen una economía de “subsistencia”.

LA ESCUELA DE SAMAGAON.

La escuela de Shree Gaurishankar Primary School fue reconstruida hace 12 años gracias al impulso de Phurbu, actual director del centro, gracias a algunas donaciones. Los inicios no fueron fáciles, pero se está logrando que algunos de los niños de Samagaon hablen inglés y tengan una oportunidad para salir del entorno de pobreza que les rodea.

Entrega de los uniformes a los niños de la escuela.

El centro acoge a alumnos de educación primaria, de 5 a 13 años, para formarles y darles una educación básica con un equipo de jóvenes profesores que en su día estudiaron en Samagaon. Las instalaciones tienen capacidad para más de cien alumnos, de los cuales sesenta son internos.

Las necesidades actuales se orientan a lograr que el proyecto se financie de manera permanente y autónoma. Hasta que esto se consiga, BBVA ha dotado con becas a estos niños para que, durante un año, tengan su manutención cubierta, cuenten con los equipos necesarios y los sueldos de profesores estén garantizados.

Samagaon sigue siendo una comunidad que cuenta con una economía de subsistencia basada en la agricultura y el comercio ocasional con el vecino Tibet. Además de las precarias condiciones de vida de la población, la principal problemática para sacar esta iniciativa adelante es la dificultad para vincular a las familias con la escuela y con la educación de sus hijos.

Para las familias la educación es un tema secundario. “Las familias son grandes, con seis y siete hijos, y los necesitan para trabajar en el campo, por lo que no se favorece la formación”, agrega Giró.

Sin embargo, con este programa se sigue manteniendo un nivel de escolarización alto para la zona durante el próximo año.

La influencia de los líderes político-religiosos y las reuniones mantenidas con la comunidad han permitido identificar las debilidades y dificultades a las que se enfrentan, para conseguir crear una iniciativa económica que permita a la población  asegurar, al menos, una parte de las necesidades de la educación de sus hijos.
Un camino se abre hacia otro tipo de economía y de vida.

Por Mónica Luna. EFE REPORTAJES

 

Deja un comentario

Archivado bajo General